Burbuja colaborativa

Disclaimer: Esta entrada está recomendada para blogueros.

El correo, el lector de RSS, twitter, facebook... Todos pelean por mi tiempo. Pero mi tiempo es limitado, no hay para todos. Mi familia, mi trabajo y yo mismo, porque yo también existo, también piden su ración de tiempo.

En 2008 hemos asistido al boom de la generación y compartición de contenidos. Poco a poco crece la lista de contactos en facebook, la lista de blogs que seguir, las conversaciones o los eventos en los que estar presentes. Pero la capacidad para gestionar este tsunami es limitada, se necesita tiempo. Hay gente con más tiempo libre y con menos tiempo libre pero todos con tiempo limitado, para otros forma parte de su trabajo, pero, igualmente, la jornada laboral, por mucho que se estire, termina en algún momento.

Hemos recurrido a inventos y gadgets para conectarnos en más lugares, hemos usado nuevas herramientas y software para optimizar los tiempos, se han iniciado purgas de amigos (algunas a cambio de whoppers, eso sí), se han reducido los blogs leídos (que si feeds cortados, que si no aportan, que si demasiadas entradas), renunciado a eventos y un largo etc. Todo un paquete de medidas adelagazantes de la carga 2.0. Pero no es suficiente.

Al igual que el Gobierno de España y su plan de obras en los ayuntamientos, no estamos atacando el mal de raíz. No existe un verdadero plan de choque contra el paro igual que borrar feeds sólo nos garantiza una temporada más tranquila, pero no una mejor vida.

La burbuja colaborativa ha llenado nuestras vidas y, aún siendo un placer el perderse y caer en brazos de la procrastinación, sospecho que está empezando a ocasionar daños. Lo peor es que no veo cura al margen de los cuidados paliativos mencionados.

¿somos prisioneros de nuestra "droga"? ¿soy un "camello" desde el momento en que publico este artículo? A veces uno se asusta al pensarlo. Espero que los comentarios de esta entrada pasen a ser nuestra pequeña "terapio de grupo".

3 comentarios:

José Miguel Bolívar dijo...

Me ha gustado el post, Jaime.

Yo aplico GTD y me da muy buenos resultados.

Lo 2.0, como todo lo demás, exige invertir tiempo y te da un retorno en forma de ocio, relaciones, conocimiento, oportunidad de reflexión...

Se trata de buscar el punto de equilibrio entre lo que inviertes y lo que obtienes. Siempre hay un momento a partir del cual los retornos son marginales y seguramente ahí tengas que poner el límite.
JM

Senior Manager dijo...

Estamos igual Jaime, yo tengo la ventaja de que lo hago de forma consciente y eso me permite priorizar mucho mejor, desechando lo estéril y aportando en lo útil... y sobre todo he aprendido a hacerlo con los consejos de los expertos de GTD como José Miguel Bolívar, Jeroen, Hábitos vitales y Du Túdu, pro nombrar algunos.
Lo importante es controlar las dosis de la droga y no dejar que te conviertas en adicto... Tenemos una vida allí afuera y hay que hacer un hueco para todo.
SM

Jaime Cuesta dijo...

@JMBolivar @SM Ese es el problema!!! No trato de hacer más en menos tiempo, se que GTD y otros sistemas lo permitirían, intento saber dónde está el límite.

Llegado un punto ni GTD ni nada podrá sujetar la situación. Lo hemos dicho muchas veces, esto es como estar en el Bar con los amigos, si cada vez somos más en el Bar y queremos conversar con todos, la hora de cerrar se va alargando...

Related Posts with Thumbnails
top