Yo quiero vivir en el futuro

Aquí andamos sumidos en el apocalipsis, confinados en el mejor de los casos, convalecientes en otros o llorando por el fallecimiento de algún ser querido. Sorprendido por la recalcitrante ineptitud de algunos de nuestros gobernantes y confirmando el oportunismo y sectarismo de otros con mando en plaza. También descubriendo la valía y la serenidad de otros políticos que con su valentía nos ayudan a sobrellevar la situación. Tengo claro que ni los unos ni los otros son los causantes de la pandemia, no nos pongamos tremendos, pero los días que pasan si van dejando claro quien rema para que todos podamos salir lo mejor posible de ella y quien rema para que ellos mismos salgan lo mejor de ella.

Pero yo no venía a esto. Yo venía a hablar de futuro, de dentro de un mes, de dos meses, de un año o de cinco. Y es que a mi me gusta el futuro. Siempre me ha gustado saber donde quiero ir y focalizarme en disfrutar del viaje para alcanzar el destino soñado lo antes posible.

¿Cómo será ese futuro? ¿en qué modelos debemos inspirarnos? ¿hacia dónde vamos? ¿qué tradición debemos llevarnos con nosotros y cuál dejar atrás porque no nos servirá al llegar a nuestro destino? Es el dilema del viajero, qué llevar en la mochila y cómo saber que has llegado al destino. Porque hablo de viajeros, no de turistas. Un viajero disfruta de cada momento, desde que empieza a planificar su aventura hasta que la saborea tiempo después de finalizarla, incluyendo por supuesto cada momento del viaje, no sólo el destino. También suma en su bagaje la relación con las personas que comparten camino y con las que se encuentra y le ayudan a entender lo diferente de lo que va descubriendo.

Estoy iniciando un viaje al futuro y necesito saber cuál será mi destino, a quién me quiero parecer. No lo tengo claro. Voy a empezar a hacer la mochila a ver que va saliendo. Serán cinco cosas:

  • Tengo claro que hay que llevar FLEXIBILIDAD, vienen tiempos convulsos y nos hará falta para sortear tantos momentos inesperados que ya nos están tocando vivir.
  • Lo siguiente será RESILIENCIA, la capacidad de levantarse ante cualquier problema o contratiempo que nos golpee.
  • Me gustaría no dejar atrás la EMPATÍA, esa facultad que no siempre tenemos las personas para ponernos en el lugar del otro antes de juzgar con nuestro esquema mental las acciones u opiniones de los demás.
  • El AMOR que no falte. En especial como contrapeso al odio y resentimiento que llena los discursos de políticos y gente de la calle en estos tiempos. Además el amor es contagioso, gracias a ello la gente que nos rodea puede ser más feliz y hacernos felices a nosotros por el camino. 
  • Y por último, voy a meter VALENTÍA. Podría ser el primero en importancia, aunque si continuamos utilizando nuestro viaje como hilo conductor, todos sabemos que lo último que metes en la maleta es lo que vas a necesitar antes. Necesitaremos ser valientes para emprender el viaje al futuro en vez de esperar quietos a que nos pase la apisonadora del mundo por encima.
¡Bingo! Haciendo la mochila creo que he encontrado dónde quería ir. Con ese equipaje yo lo que quiero es viajar y no terminar de hacerlo. El propio viaje es el destino. El viaje te transforma y al llegar ya eres otro. Otro mejor, más fuerte y más preparado para iniciar el siguiente viaje. 

Pero ese ya llegará. Emprendamos nuestro viaje lo antes posible ¿Os apuntáis? ¿Qué llevaréis en vuestra mochila?

Astronautas, equipos y confinamiento


Una habilidad indispensable para los astronautas es ser capaces de vivir y convivir en espacios pequeños durante largos períodos de tiempo. Salvando las distancias, no es muy diferente de lo que podemos encontrar en un trabajo de equipo, trabajando estrechamente con nuestros compañeros, o en la situación actual de confinamiento ¿Te encuentras en un escenario similar?  

Traslado en este artículo algunos consejos profesionales que los astronautas manejan y que permiten entender que los veinte años de vida y trabajo en la estación espacial no sucedieron por accidente. Los publicó en Twitter la astronauta Anne McClain y yo me he limitado a traducirlo y adaptarlo puntualmente. Todo el mérito para ella y cualquier crítica para mí, por favor.

A través de las lecciones aprendidas, la astronauta de la NASA @AstroPeggy y el psicólogo Dr. Al Holland examinaron qué comportamientos humanos crean una cultura saludable para vivir y trabajar de forma remota en pequeños grupos.

Lo redujeron a 5 habilidades generales y definieron comportamientos asociados para cada habilidad. Los astronautas los llaman "comportamientos expedicionarios" (Expeditionary Behaviours), y son parte de todo lo que hacen. Cuando va bien, se llama #GoodEB.

Habilidad 1, Comunicación: Hablar para que te entiendan claramente. Escuchar y preguntar para entender. Escucha activamente, capta las señales no verbales. Identificar, discutir, luego trabajar para resolver conflictos.

#GoodEB: Comparte información / sentimientos libremente. Habla acerca de las intenciones antes de tomar medidas. Usa buena terminología. Discute cuándo tus acciones u otras no fueron las esperadas. Informa después del éxito o conflicto. Escucha, luego repite el mensaje para asegurarte de que se comprende. Admite cuando te equivocas.

Habilidad 2, Liderazgo / Seguidores: qué tan bien se adapta un equipo a nuevas situaciones. El líder mejora la capacidad del grupo para ejecutar su propósito a través de la influencia positiva. El seguidor (también conocido como líder subordinado) contribuye activamente a la dirección del líder. Establecer ambiente de confianza.

#GoodEB: acepta la responsabilidad. Ajusta el estilo al entorno. Asigna tareas, establece objetivos. Predica con el ejemplo. Da dirección, información, comentarios, coaching + aliento. Asegúrate que los compañeros del equipo tienen recursos. Habla cuando algo no esté bien. Haz preguntas. Ofrece soluciones, no solo problemas.

Habilidad 3, Autocuidado: cómo de saludable estás en los niveles psicológicos y físicos, incluida la higiene, el manejo del tiempo y las cosas personales, el sueño y el estado de ánimo. La capacidad y la voluntad de ser proactivo para mantenerte saludable.

#GoodEB: evalúa de manera realista tus propias fortalezas y debilidades, y tu influencia en el grupo. Aprende de los errores. Toma medidas para mitigar el estrés o la negatividad (que no pase al grupo). Se social. Busca comentarios. Equilibra trabajo, descanso y tiempo personal. Organiza.

Habilidad 4, Cuidado del equipo: Cómo de saludable es el grupo a nivel psicológico, físico y logístico. Controla el estrés grupal, la fatiga, la enfermedad, los suministros, los recursos, la carga de trabajo, etc. Fomenta el rendimiento óptimo del equipo a pesar de los desafíos.

#GoodEB: Demuestra paciencia y respeto. Anima a otros. Monitorea al equipo en busca de signos de estrés o fatiga. Fomenta la participación en actividades de equipo. Desarrolla relaciones positivas. Voluntario para las tareas desagradables. Ofrece y acepta ayuda. Comparte el crédito; asume la culpa.

Habilidad 5, Vida en grupo: cómo las personas cooperan y se convierten en un equipo para lograr un objetivo. Identificar y gestionar diferentes opiniones, culturas, percepciones, habilidades y personalidades. Las personas y el grupo demuestran resistencia frente a la dificultad.

#GoodEB: coopera en lugar de competir. Cultiva activamente la cultura grupal (usa la cultura de cada individuo para construir el todo). Respeta los roles, las responsabilidades y la carga de trabajo. Asume la responsabilidad, alaba libremente. Trabaja para garantizar una actitud positiva del equipo. Mantén la calma en el conflicto.

Al final, todos juntos somos astronautas en la Tierra. Tendremos éxito en el confinamiento si somos protagonistas sobre nuestras acciones y activos en el cuidado de nuestros equipos.

Os dejo unos cuantos recursos (todos ellos en inglés) por si queréis saber más:

Yo venía a otra cosa...

Yo venía a otra cosa... y de pronto veo que hace un año que no publicaba nada aquí. Un año. Y han cambiado muchas cosas desde entonces, y más que van a cambiar Coronavirus mediante. Intentaré ponerme al día y volver a la rutina que hace años conseguí tener en este tablón digital.

En Marzo de 2019, todavía trabajaba para una gran multinacional. Mi hija mayor luchaba por acceder a unos estudios que marcarán sin duda su futuro o mi hijo mayor luchaba por un campeonato de madrid de su categoría. Cambios.

Fue un verano de cambios, tras un gran tercer puesto mi hijo cambió de club. También otra de mis hijas cambió de club, además hacia uno en el que jugaron sus tíos y yo mismo, y mi hija mayor consiguió su esperada plaza, aunque ahora le esté costando sudor y lágrimas avanzar, está orgullosa y feliz del camino recorrido.

A mí se me presentó una gran oportunidad de abandonar el que había sido mi trabajo casi 19 años ¿Habéis oído eso de "Ten cuidado con lo que sueñas no vaya a hacerse realidad"? Pues eso, pasó el tren y me subí repleto de ilusiones, ganas y esperanza. Ahora trabajo en algo realmente puntero, en el futuro, con los altibajos habituales de estas cosas tan diferentes. Si habéis oído hablar de Blockchain, no tengo que contar más, si no habéis oído, os pongo al día cuando queráis.

Dada la crisis sanitaria de estos días, intentaré contar por aquí mis vivencias con el teletrabajo, cinco niños encerrados y una situación extrema para la que no hemos sido entrenados ni tampoco hay muchos ejemplos en los que reflejarse. Afortunadamente, desde el punto de vista sanitario no hemos tenido que enfrentarnos al protagonista de la actualidad. A ver que deparan los próximos días.
En este mundo que intenta polarizarnos continuamente a través de las redes sociales nos hemos acostumbrado a la discusión vehemente, al conmigo o contra mí, a las respuestas directas a problemas complejos, en definitiva, a convertir toda diferencia de opiniones en una serie de zascas y contra zascas donde sólo uno puede quedar en pie. 

En esa maraña de acción y reacción, se va perdiendo la cultura de la moderación y las capacidades para encontrar puntos comunes desde donde construir. Valoramos más a esos perfiles cañeros que nos hacen disfrutar cuando nos encontramos a su lado y odiarles cuando estamos en el contrario. Las personas moderadas y de consenso no están de moda.

Y esa falta de orientación a la moderación y el consenso hace que hayamos despistado el valor de la diplomacia para afrontar los problemas antes de que sucedan. Hablo de relaciones personales y de relaciones profesionales. Explicar puntos de vista, acercar posturas, escuchar necesidades del otro y compartir las propias. Un perfil diplomático en el equipo y la gestión consigue que el número de problemas e incendios a los que tenemos que hacer frente en nuestro trabajo diario disminuya a una velocidad pasmosa.

El problema del Diplomático es que, al evitar los problemas antes de que ocurran, también se pierde los focos y el protagonismo del bombero cuando acude presto a sofocar el incendio y a salvar el mayor número de elementos valiosos en un desastre. A veces consiguen salvar mucho otras veces poco, pero en raras ocasiones consiguen que todas las partes de un desastre salgan indemnes.

El Diplomático tampoco es la panacea, los temas suelen ralentizarse por esa necesidad de amarrar cada paso, pero es verdad que eliminan ¿cuántos? ¿nueve de cada diez posibles fuegos? por ahí debe andar su ratio de éxito, claro que esos nueve no salen en las redes sociales ni interrumpen la agenda de tu jefe. Adolecen de falta de "casito" y eso no siempre lo perdonamos en este mundo repleto de fachada y apariencia.

Sirva este escrito como homenaje a todos esos profesionales de consenso que consiguen sus objetivos de forma consistente gracias a trabajo, escucha y empatía alejados de los focos y el estrellato.

STEM & Girls

Con este título tan anglófilo quiero entrar en un tema que actualmente goza de cierta notoriedad en los medios de comunicación, entre los políticos e, incluso, a nivel interno en las grandes compañías.

Bajo el acrónimo STEM se resumen cinco diferentes términos (en inglés):
  • S - Science (Ciencia)
  • T - Technology (Tecnología)
  • E - Engineering (Ingeniería)
  • M - Maths (Matemáticas)
A veces se utilizan cinco campos (STEAM) ya que las tendencias actuales tienden a incluir las artes(A) en esta propuesta. El primer germen de las cuatro disciplinas técnicas, surge en Estados Unidos de la mano de sus normativas de inmigración: de una forma muy "gruesa", podemos decir que los estadounidenses abrieron la mano a la llegada de estudiantes y mano de obra cuya formación estuviese relacionada con las disciplinas STEM.

El término se popularizó rápidamente y creció a la par que las oportunidades para los profesionales de dichas disciplinas STEM. Muy pronto pudo observarse que esta nueva etiqueta agrupaba perfiles muy diferentes al resto de la población: personas brillantes e inteligentes con mayoría muy significativa del sexo masculino y nutrida presencia de emigrantes asiáticos (India, China, Corea...). Con los años, por si fuera poco, el número de mujeres iba descendiendo ligeramente en las escuelas de ingeniería.

Preocupados por el sesgo, la falta de diversidad y la escasez de "mano de obra", la administración americana apoyó decididamente la búsqueda de soluciones en este sentido. No hay nada como mirar las películas y series de televisión posteriores al 2000, especialmente las dirigidas al público infantil y juvenil, para descubrir que los papeles relacionados con tecnología, ciencia, etc se asignan, en su mayoría, a mujeres y, en un buen número de casos, pertenecientes a diferentes minorías técnicas. Todo vale para crear nuevos roles que sirvan de inspiración y modelo para el futuro de niñas y adolescentes.

Hace unas semanas, un padre del colegio de mis hijos, principal impulsor en el mismo de grupos y talleres relacionados con la tecnología y el movimiento maker, nos presentó la posibilidad de participar en un exclusivo evento para 100 niñas entre 11 y 15 años que se iba a celebrar en Nokia España de la mano de Greenlight for Girls (www.greenlightforgirls.org).

Y allí que fueron mis dos hijas mayores a disfrutar, de forma completamente gratuita, de casi seis horas de talleres, charlas y elementos que no siempre pueden encontrar en su día a día. Si tenéis oportunidad de participar en el futuro, no os lo perdáis porque aunque uno pueda pensar en que "es de letras", la llave para triunfar en este mundo ultra tecnológico está en la capacidad de hibridación y de entender y optimizar las posibilidades y uso que podemos dar a la tecnología.


Youtuber

¿Escribir un artículo para el blog es más sencillo que grabar un video o grabar es más sencillo que escribir?

Hombre, pues depende:
  • ¿Eres tímido? Escribe
  • ¿Hablas mal? Escribe
  • ¿Eres perfeccionista? Escribe
  • ¿Tienes tiempo para reflexionar? Escribe
Para todo lo demás me ha parecido mucho más sencillo esto de grabar un video. Os dejo mi estreno como youtuber y espero vuestra sincera, siempre sincera, opinión:


Pongamos que hablo de Madrid

Precioso artículo con el que el pianista inglés James Rhodes (@jrhodes_pianist) se despachaba en el periódico El País, exponiendo desde su punto de vista personal todo un conjunto de pequeñas cosas que convierten a España, y los españoles, en algo único y muy valioso para un británico como él y, por extensión, para cualquier ciudadano del resto de Europa y, quizás, del mundo.

El árticulo engancha tremendamente con mi parecer y me vino perfecto para introducir este artículo que lees y que venía rumiando desde que abrimos un constructivo debate en twitter hace casi una semana con @jlantunez @manuelzafra @jlhortelano @jaimejcandau @jaimenovoa @andresgarciam y muchos otros al hilo de un tuit de @fencinar.
Algunas ideas planteadas en el debate:
  • Madrid afronta una época de auge y sensible crecimiento pobacional 
  • Las personas vienen a Madrid porque no queda mas remedio, no tienen futuro en sus lugares de nacimiento
  • Madrid es amable e integrador con el visitante aunque muchos volverían a su tierra si pudiesen
  • No todas las grandes ciudades son tan abiertas como Madrid
  • Vamos hacia un mundo de Megaciudades pero el país sigue siendo una referencia
  • No está claro en qué momento un territorio / ciudad pasa a ser un polo de atracción para determinados temas
  • Las oportunidades no son ni democráticas ni justas ni equidistantes
  • Talento hay en cualquier lado, pero no basta con eso
Entre este maremágnum de conceptos, yo siempre me agarro a la experiencia personal, y Madrid a mi me parece un sitio fantástico donde poner en marcha un proyecto con vocación global a la vez que se mantiene un equilibrio con la vida personal en un agradable entorno.

En un mundo de megaciudades, Barcelona se está dejando ir de forma peligrosa, ahogada en sus sinsentidos y localismos, veremos como el tiempo va poniendo a cada uno en su sitio. En paralelo, el AVE y las infraestructuras, lejos de favorecer la descentralización, agrandan ese influjo de la gran ciudad, capturando satélites a una, dos o tres horas de tren. De nuevo Madrid se beneficia de su situación y de ese aeropuerto que la conecta con todo latinoamérica.

Son tendencias a medio plazo. Iremos viendo donde se va posicionando el poder, los negocios y las personas en un mundo ya completamente globalizado.

Related Posts with Thumbnails
top