En vivo y en directo

A raíz del accidente de avión en Barajas, este verano, se vivió uno de los episodios más patéticos del periodismo de los últimos años.

El accidente pasó a la primera plana de todos los medios de comunicación y especialmente de las televisiones que, teniendo en cuenta que era agosto, se lanzaron a rellenar minutos y minutos de su programación sin caer en la cuenta de que la información disponible era muy limitada.

En los últimos días-semanas, la nueva bomba informativa está en la crisis y como bien dice Nuria Vilanova, nos enfrentamos la primera crisis vivida en directo, al Ministro de Trabajo con el mismo éxito que la rueda de prensa de Fernado Alonso.

¿es mejor toda esa retransmisión en directo o pensáis que el diferido puede ser decisivo?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Sin duda, el análisis reposado y sosegado es mucho más valioso. Pero con eso no se llenan las horas de programación, las páginas de los periódicos, etc (cuanto más mejor, que ahí es donde va la publicidad). Hay que rellenar, aun a costa de información repetida, análisis superficiales y demás sinsorgadas.

Jaime Cuesta dijo...

El problema de tanto relleno, además de la pobreza intelectual que genera, es que se cae en la tentación de inventar o tergiversar la historia para poder rellenar de manera más eficiente.

Related Posts with Thumbnails
top