El futuro de la televisión

Volvía esta tarde del trabajo con mi compañero Felix (nombre figurado para salvaguardar su verdadera identidad) y la conversación nos llevó a enumerar una serie de situaciones cercanas en el tiempo que nos invitan a elucubrar acerca del futuro de la televisión.

Todo surge a raíz del partido de baloncesto del Europeo que enfrentaba a España y Eslovenia y que felizmente ha terminado con victoria de nuestra selección (lo siento por el nutrido grupo de lectores eslovenos de este blog). Debido a que la hora del encuentro invadía claramente parte de mi jornada laboral, ha habido que recurrir al ingenio para poder estar informado del desarrollo del encuentro.

Al comienzo fueron los "en vivo" de diferentes medios de la web (en mi caso www.elmundo.es) y los comentarios en twitter. A medida que avanzaba el cronómetro la actualización de estas páginas no satisfacía nuestras necesidades, por lo que en mi caso pasé a la radio. Una que tiene mi "vetusto" móvil (aunque apple la presente dentro del nuevo ipod nano como si se tratase de un paso revolucionario). No fue suficiente queríamos más.

Recordando noticias pasadas, una bombilla se encendió sobre mi cabeza, ¡¡¡pero si en la sexta retransmiten el partido por la web!!! Cuesta un poco, la wifi no permite streaming, parece que la sexta y mi firefox no se llevan bien, pero lo acabamos consiguiendo: último cuarto ya iniciado, tenemos señal de video y un nutrido grupo de espectadores se arremolina intermitentemente cerca de la pantalla hasta el pitido final.

La situación vivida trae a la palestra nuevos casos en los que internet empieza a sustituir a la televisión. La semana pasada, dos noches consecutivas, las dedicamos a ver dos capítulos ya emitidos de "Los Misterios de Laura" que nos perdimos en su día pero que Televisión Española tiene colgados en su web. Sencillo: conectamos el ultraportátil a la tele (audio y vídeo), accedimos a www.rtve.es/alacarta, buscamos el capítulo y pa´lante. Sin anuncios y paradas bajo demanda.

Mi copiloto mencionó sus satisfactorias experiencias con descargas o con streaming en diferentes webs, tanto oficiales como no oficiales y compartimos experiencias con discos duros grabadores. De esta manera fuimos constatando el cada vez menor tiempo que dedicamos a la televisión y que, cuando se lo dedicamos, no esperamos a que alguien decida por nosotros. Se ve lo que se quiere, cuando se quiere y como se quiere (especialmente sin interrupciones publicitarias).

El cine hace años que sobrevive subvencionado, pero ¿qué harán las televisiones para sobrevivir? ¿cuál será su modelo de negocio a medida que nuestro comportamiento se generalice? En un par de años, la respuesta.

6 comentarios:

José Miguel Bolívar dijo...

Yo no veo televisión desde hace años. Creo que la TV tradicional, tal y como la conocemos, tiene los días contados.

@pignataro dijo...

Yo tampoco veo TV hace muchos años! Es inminente que se fusionara con Internet. Por ej anoche vi los partidos de UY-Col y Arg-Par en directo y free! La calidad todavia no es la mejor, pero falta muy poco...

Un esloveno cabreado dijo...

Pues yo como seguidor esloveno de su blog estoy muy decepcionado con su post, voy a iniciar un movimiento a favor de ver la televisión, tener que ir al baño cuando ellos me quieran dar descanso, cenar cuando pongan un publireportaje comercial de Pascual, ver las series a su ritmo y destrozándome las uñas durante una semana cuando hagan cortes inoportunos y todo por culpa de su post (esto en Eslovenia no sucede..., hay que ver...)

Sergi Del Rio dijo...

Igual que el disco/casette/CD/MP3/spotify no ha acabado con la radio, tampoco los HD multimedia ni la web acabarán con la TV... durante muchos años... aunque el consumo audiovisual acabará convergiendo en una única tecnología "servidora", de la que yo, francamente, no me atrevo a opinar cómo será...

@nicopergola dijo...

Creo que la televisión como se la conoce no dejó de existir porque es más barato su acceso y más fácil su uso (solo hay que apretar un botón, el cual no es el caso de ver TV por Internet, donde hay que saber usar los programas, etc), y más que nada, porque su naturaleza como aparato permite pantallas más grandes (es un mueble más en la casa), mientras que las computadoras, y especialmente las portables, tienen que ser por definición lo más chicas posibles. Sin ir má lejos como ejemplo está el caso del iphone, que lo puede todo pero no es de lo mejor para ver películas o TV.

Saludos,
Nicolás

Jaime Cuesta dijo...

@Jose Miguel, en efecto, los días contados, pero eso obligará a redefinir muchas cosas que ahora se hacen sentados alrededor del televisor. ¿esta la sociedad realmente preparada para ello?

@pignataro La globalización ha supuesto un ariete contra el concepto de televisión local/regional/nacional. Esto no consiste en repartir un ancho de banda entre los amigos de los políticos, sino en un verdadero servicio al espectador que elige lo que ve y cuando lo ve. Gracias por comentar y bienvenido.

@esloveno cabreado, puedes patalear, llorar y protestar todo lo que quieras, incluso ver la tele con anuncios, pero nunca podrás ganar el partido ya disputado (además fueron pasos en la canasta que fuerza la prórroga) Gracias :-)

@sergi, siempre prudente y con mucha razón. El problema de la tele será poder ofrecer contenido de calidad con ingresos publicitarios residuales.

@nicopergola, bienvenido al blog y gracias por tu comentario. En entradas antiguas de este mismo blog ya hemos repasado el fenómeno de los televisores (entendidos como hardware para visionar) con conexión a Internet y disco duro. También existen ya pequeños ordenadores pensados para el salón de tu casa, conectados al televisor. Quizás el salto no esté tan lejos.

Related Posts with Thumbnails
top